Domingo, 21 Abril 2024

Toy Story 4, de Josh Cooley

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Disney • Pixar presentan:

Toy Story 4

Estreno en Argentina: 20 de junio
Estreno en EE.UU.: 21 de junio de 2019

Elenco de voces en inglés: Tom Hanks, Tim Allen, Annie Potts, Tony Hale, Keegan-Michael Key, Madeleine McGraw, Christina Hendricks, Jordan Peele, Keanu Reeves, Ally Maki, Jay Hernandez, Lori Alan, Joan Cusack, Bonnie Hunt, Kristen Schaal, Emily Davis, Wallace Shawn, John Ratzenberger, Blake Clark, June Squibb, Carl Weathers, Lila Sage, Don Rickles, Jeff Garlin, Maliah Bargas-Good, Jack McGraw, Juliana Hansen, Estelle Harris
Director: Josh Cooley
Productores: Mark Nielsen, Jonas Rivera

Woody (voz en inglés de Tom Hanks) siempre ha estado seguro sobre su lugar en el mundo, y de que su prioridad es cuidar a su niño, ya sea Andy o Bonnie. Cuando Forky (voz en inglés de Tony Hale), la querida manualidad de Bonnie convertida en juguete, se declara a sí mismo como “basura”, Woody se encarga de mostrarle por qué debería aceptar ser un juguete. Pero cuando Bonnie lleva a todo el grupo a su excursión familiar por la carretera, Woody termina en un inesperado desvío que incluye un reencuentro con su vieja amiga perdida Bo Peep (voz en inglés de Annie Potts). Tras estar por su cuenta durante años, el espíritu aventurero de Bo se contradice con su delicado exterior de porcelana. Woody y Bo se dan cuenta de que se convirtieron en personas muy diferentes en lo que respecta a la vida como un juguete, pero pronto descubren que esa es la menor de sus preocupaciones.

Dirigida por Josh Cooley (Primera cita de Riley) y producida por Mark Nielsen (productor asociado de INTENSA-MENTE) y Jonas Rivera (INTENSA-MENTE, UP: UNA AVENTURA DE ALTURA), TOY STORY 4, de Disney·Pixar, estrenará en cines de Argentina el 20 de junio.

TOY STORY 4 ONLINE USE p504 129a pub2.pub16.2346

PERSONAJES

El Comisario WOODY (voz en inglés de Tom Hanks) es el mismo vaquero con el que Andy se encariñó años atrás. Ahora ha encontrado un nuevo hogar con Bonnie y sus juguetes, y hará lo que sea para asegurarse de que ella esté feliz y de que todos estén cuidados. Pero un reencuentro inesperado con su querida amiga Bo Peep le muestra a Woody que el mundo es mucho más grande de lo que jamás imaginó.

BO PEEP (voz en inglés de Annie Potts) es una vieja amiga de Woody, Buzz y la pandilla de juguetes, que siempre compartió una conexión especial con Woody mientras vivía con sus ovejas en la base de una lámpara en la casa de Andy. Tras haber estado separados durante años, el exterior de Bo se encuentra un poco astillado y maltrecho, pero su espíritu permanece intacto. Se ha convertido en una libre e independiente aventurera cuya fuerza y sarcasmo se contradicen con su delicado exterior de porcelana. Cuando insólitas circunstancias la llevan a reencontrarse con Woody, Bo se da cuenta de cuánto lo ha extrañado y no puede esperar a mostrarle lo que ha estado haciendo todo este tiempo.

¡FORKY (voz en inglés de Tony Hale) no es un juguete! Al menos eso es lo que él piensa. Al ser un tenedor-cuchara convertido en juguete, Forky está bastante seguro de que él no pertenece a la habitación de Bonnie. Desafortunadamente, cada vez que intenta escapar, alguien acaba metiéndolo en una aventura de la que preferiría no participar.

GABBY GABBY (voz en inglés de Christina Hendricks) es una adorable muñeca de la década de 1950 que tiene la capacidad de hablar. Desafortunadamente para ella, un defecto de fábrica en su caja de voz hace que suene “todo menos adorable”. Por eso, ha pasado más de 60 años olvidada en el fondo de una tienda de antigüedades; sus únicos compañeros son una banda de muñecos de ventrílocuo sin voz. Gabby Gabby sabe que alguien la amaría si tan solo pudiera hallar una caja de voz que funcione para poder reparar la suya.

BUZZ LIGHTYEAR (voz en inglés de Tim Allen) es leal no solo a su dueño, sino también a los amigos que ha hecho a lo largo del camino, en especial su antiguo rival, Woody, que ahora es como un hermano para el experto guardián espacial. Buzz haría lo que fuera para ayudar a su amigo, pero cuando sus intentos lo hacen quedar atrapado en un juego de feria que lo exhibe como premio, debe recurrir a su voz interior para que lo guíe.

DUCKY y BUNNY (voces en inglés de Keegan-Michael Key y Jordan Peele) son dos premios de feria que desean que alguien finalmente se los gane. Pero cuando sus planes se ven rudamente interrumpidos, acaban envueltos en una inesperada aventura con un grupo de juguetes que no tienen idea de cómo se siente estar pegado a una pared de trofeos.

GIGGLE MCDIMPLES (voz en inglés de Ally Maki) es una muñeca de plástico en miniatura de la línea de juguetes Giggle McDimples de la década de 1980. Como juguete, la Oficial Giggle McDimples es la jefa de la patrulla animal de Miniópolis, encargada de supervisar las operaciones de búsqueda y rescate. Pero afuera en el mundo, Giggle es la mejor amiga de Bo Peep y es lo suficientemente pequeña como para posarse en el hombro de Bo, y ser su confidente, sostén y consejera.

DUKE CABOOM (voz en inglés de Keanu Reeves) es un juguete de los años 70 basado en el gran doble de riesgo canadiense. Montado sobre Caboom, su poderosa moto de acrobacias, Duke siempre está listo para presumir sus poses de acróbata con seguridad y arrogancia. Sin embargo, Woody aprende rápidamente que Duke tiene un talón de Aquiles: nunca logró hacer las extraordinarias acrobacias que publicita su propio comercial de juguetes. Durante años, Duke ha estado inmóvil en una tienda de antigüedades, reviviendo constantemente los fracasos de su trágico pasado.

BENSON es un muñeco ventrílocuo clásico, y la mano derecha de Gabby Gabby. Lidera un pequeño grupo de muñecos de ventrílocuo que son los secuaces de Gabby. Sin una persona que les de voz, estos juguetes patrullan la tienda de antigüedades en un amenazador silencio, que es intrínsecamente perturbador.

COMBAT CARL (voz en inglés de Carl Weathers) se une a COMBAT CARL y COMBAT CARL en TOY STORY 4. El trío es parte de un grupo de juguetes perdidos que, al igual que Bo Peep, buscan oportunidades para que alguien juegue con ellos en los sitios donde los niños suelen juntarse: plazas, parques y las ocasionales fiestas de cumpleaños al aire libre. Los Carls saben por experiencia propia que las fiestas con piñatas son especialmente divertidas.

TS4 b

https://www.facebook.com/DisneyStudiosLA 
https://twitter.com/DisneyStudiosLA  
https://instagram.com/DisneyStudiosLA 
https://www.youtube.com/DisneyStudiosLA

En TOY STORY 4, los juguetes vuelven a la pantalla grande para vivir una nueva aventura. Woody, Buzz y toda la pandilla se encuentran lejos de casa, descubriendo nuevos y viejos amigos en un revelador viaje por carretera que los llevará a lugares inesperados.

Los fans de todo el mundo creyeron que la historia de los juguetes había terminado cuando Andy llevó a su amado vaquero Woody y a la pandilla —Buzz, Jessie, Slinky, Rex y el resto— a vivir con Bonnie, una pequeña amiga de la familia quien, al igual que Andy, posee una gran imaginación. “Como casi todo el mundo, supuse que TOY STORY 3 era el final de la historia”, cuenta el director Josh Cooley. “Pero solo fue el final de la historia de Woody con Andy. Y, al igual que en la vida, todo final es un nuevo comienzo. Hallar a Woody en una habitación nueva, con juguetes nuevos y una niña nueva, era algo que nunca habíamos visto. Preguntarnos cómo sería eso se convirtió en el comienzo de una entretenida historia que vale la pena explorar”.

Woody siempre ha estado seguro sobre su lugar en el mundo, y de que su prioridad es cuidar a su niño. Ahora que Andy se ha ido a la universidad, la lealtad de Woody es hacia Bonnie. Pero Bonnie está un poquito nerviosa porque se prepara para entrar en el jardín de infantes. “Los cambios son un gran tema de esta película”, señala el productor Jonas Rivera. “Bonnie está creciendo y está en plena transición, a punto de ingresar en la escuela preescolar, mientras que Woody está en plena transición, está por asumir un nuevo rol. Nunca antes lo vimos en esta situación”.

En 1995, TOY STORY marcó un importante hito en el mundo de la animación cinematográfica como la primera película completamente animada por computadora. ¿Qué tenían de especial estos personajes que conmovieron a tantas personas? Para Andrew Stanton, quien escribió o contribuyó con todas las historias de la franquicia, fue la magia de los personajes. “Creo que había algo de vudú en ese deseo colectivo, conscientes o no, de que nuestros juguetes estén vivos”, señala. “Creo que la otra razón por la que la gente se sintió atraída hacia estos personajes fue que, en lugar de encontrar cachorritos ingenuos de ojos grandes, creamos juguetes con una sofisticación ligeramente adulta. Hicimos que también fueran atractivos para los padres”.

Según Rivera, los realizadores sentían una gran responsabilidad por Woody y el resto de los juguetes. “La gente los adora, son como viejos amigos”, dice. “Algunas de las personas que trabajan en esta producción recuerdan que TOY STORY fue la primera película que vieron en sus vidas. Pero más allá de nuestra edad, todos tenemos la sensación de haber crecido junto a Woody y Buzz. Es mucho más que una película. Estos personajes han quedado grabados en la niñez de las personas y sus familias”.

“La nueva tecnología de TOY STORY fue la que atrapó a la audiencia, pero sus personajes fueron los que permanecieron en los recuerdos y quienes los conquistaron”, señala Pete Docter, el director creativo de Pixar, que en TOY STORY se desempeñó como supervisor de animación. “Mientras estábamos escribiendo la película, en un momento se nos ocurrió hacer que fuera una historia con dos protagonistas. La mayoría de los niños se sienten identificados con Buzz, lo cual es gracioso porque Buzz vive engañado. No estoy muy seguro de qué es lo que nos dice eso de los niños. Pero, finalmente, la película se centró en la evolución de Woody, en cómo lidia con sus propios celos y cómo eso se interpone en estar verdaderamente allí para su niño. Woody se volvió un personaje profundo y multifacético, que ha continuado sorprendiéndonos, trayendo una honda carga emocional a nuestras películas. La mayoría de los personajes, al haber sido creados para una única película, tienden a perder fuerza en un determinado momento. Creo que Woody siguió siendo una rica mina de emociones porque, básicamente, es un reflejo de nuestras propias vidas. Las películas de TOY STORY son sobre juguetes, pero en realidad hablan sobre nosotros”.

Desde un primer momento, los personajes de TOY STORY estuvieron basados en la realidad. Tienen que lidiar con sus éxitos y desilusiones, sopesar sus inseguridades y la confianza en sí mismos. De ese modo, el público se ve reflejado en los juguetes. Los realizadores siempre han dotado a Woody —un simple vaquero con una caja de voz operada con una cuerda y extremidades de trapo— de un complejo abanico de emociones y con el mismo tipo de arco que uno vería en un personaje de una película dramática de acción real.

Pero es quizás la lealtad de Woody hacia su niño —ya sea Andy o Bonnie— y sus amigos juguetes lo que lo hace tan entrañable para los espectadores de todo el mundo. En TOY STORY 4, cuando Bonnie se queda sola en su adaptación al jardín de infantes, Woody siente que tiene que ayudarla, aunque eso signifique revolver un cubo de basura para rescatar materiales de arte. La gestión es un éxito, pero cuando Forky, el proyecto de arte de Bonnie convertido en juguete, se declara a sí mismo “basura”, Woody se encarga de mostrarle por qué debería aceptar ser un juguete. “Forky es como un recién nacido”, señala el productor Mark Nielsen. “No sabe nada de la vida; ni siquiera comprende por qué está vivo o incluso qué es un juguete. Y obliga a Woody a poner en palabras lo que significa ser un juguete, lo que significa que te necesiten”.

Woody, Forky y el resto de la pandilla acompañan a Bonnie en un viaje familiar por la carretera, que lleva a Woody a un inesperado reencuentro con su vieja amiga perdida Bo Peep. “Bo Peep es un personaje extraordinario”, señala la guionista Stephany Folsom. “Formaba parte de una lámpara que estaba en la habitación de la hermanita de Andy, así que fue regalada hace mucho tiempo. La vida fue muy diferente para Bo, pero ella no se quedó sentada. Hace tiempo decidió sacar el máximo partido de su situación, salir adelante, valerse por sí misma y mantenerse erguida sobre sus pies de porcelana”.

Rivera agrega: “Para mí, Bo es la pieza más importante de la película. Si uno se encontrara con Woody al final de esta película y le preguntara qué fue lo más importante que le pasó en la vida, nos diría que reencontrarse con Bo Peep fue lo más grande por lejos”.

“TOY STORY 4 recibe a veteranas y nuevas voces en inglés, incluidas la de Tom Hanks como Woody, Tim Allen como Buzz Lightyear, Annie Potts como Bo Peep, Tony Hale como Forky, Keegan-Michael Key y Jordan Peele como Ducky y Bunny, Madeleine McGraw como Bonnie, Christina Hendricks como Gabby Gabby, Keanu Reeves como Duke Caboom, Ally Maki como Giggle McDimples y Joan Cusack como Jessie. El elenco vocal también incluye a Jay Hernandez, Lori Alan, Bonnie Hunt, Kristen Schaal, Emily Davis, Wallace Shawn, John Ratzenberger, Blake Clark, el difunto Don Rickles y Estelle Harris.

TOY STORY 4 está dirigida por Josh Cooley y producida por Mark Nielsen y Jonas Rivera. Andrew Stanton, Lee Unkrich y Pete Docter son los productores ejecutivos, y Stanton y Stephany Folsom escribieron el guion. El veterano colaborador de TOY STORY Randy Newman compuso la banda de sonido y escribió dos canciones originales nuevas, “I Can’t Let You Throw Yourself Away”, interpretada por Newman, y “The Ballad of the Lonesome Cowboy”, cuya versión para los créditos finales de la película fue interpretada por Chris Stapleton.

TOY STORY 4, de Disney·Pixar, estrenará en cines de Latinoamérica a partir del 20 junio de 2019.


CELEBRANDO EL LEGADO DE TOY STORY
Tecnología de vanguardia, personajes irresistibles y una narrativa singular capturan a las audiencias de todo el mundo… ayer y hoy

El director de TOY STORY 4, Josh Cooley, estaba en la escuela secundaria cuando la primera TOY STORY se estrenó en cines. “Creo que traigo un punto de vista interesante porque yo no trabajé en ninguna de las películas anteriores, así que llegué a esta como fan”, señala. “Para mí los personajes de TOY STORY son el Mickey, Donald y Goofy de Pixar. Woody y Buzz se han vuelto parte del idioma del cine. TOY STORY no solo fue la primera película de Pixar. También fue el primer largometraje en ser completamente animado por computadora”.

Quizás sea fácil reconocer el poder de TOY STORY a más de dos décadas de su estreno. Pero Steve Jobs, entre otros veteranos de Pixar, supo anticiparlo. Jobs, quien fue CEO de Pixar desde 1986 hasta 2006, fue el orador principal en la SIGGRAPH de 1995, la convención anual de computación gráfica a la que asisten miles de profesionales de la computación. “En 1995, en el centenario de la invención de la película cinematográfica, tenemos un nuevo acontecimiento histórico: algo que creo que pasará a la historia como un hito de la historia del cine”, declaró Jobs en su presentación. “Y se trata del primer largometraje completamente animado por computadora cuando se cumplen cien años del primer largometraje cinematográfico. Eso, sin duda, es TOY STORY. TOY STORY representa la contribución de la comunidad de computación gráfica no solo a los efectos especiales de una película, sino a la creación de la película entera. Es un hito de la envergadura del Technicolor, BLANCANIEVES Y LOS SIETE ENANOS y STAR WARS. Trasciende todo lo que hemos visto en el campo de los efectos especiales generados por gráficos por computadora”.

Jobs, orgulloso, mostró secuencias clave de la película, deslumbrando a los asistentes de la SIGGRAPH.

“TOY STORY dura 79 minutos y cada fotograma es completamente sintético —los personajes principales, secundarios, los fondos, los sets, etcétera—, lo que marca un avance de magnitud extraordinario”, destacó Jobs. “Y, nuevamente, lo que es más importante, vemos computación gráfica no solo desempeñando un papel secundario en la acción real, sino proporcionando la imagen visual completa de la película”.

John Lasseter dirigió TOY STORY, la cual fue producida por Ralph Guggenheim y Bonnie Arnold. Lasseter había creado cortos como Luxo Jr. y Tin Toy, que obtuvo el Óscar® al Mejor Cortometraje Animado. TOY STORY significó la culminación de un viejo sueño para el equipo de Pixar. El proyecto requirió a Pixar expandir su equipo de animación, edición y posproducción de 24 a más de 100 personas. El software propio se desarrolló y refinó para satisfacer los desafíos técnicos de la película mientras que el equipo de animación perfeccionó sus habilidades de interpretación estudiando actuación, mímica, dibujo al natural y técnicas de narración.

Pete Docter, el director creativo de Pixar, se incorporó a Pixar en 1990. Graduado hacía poco tiempo de la CalArts, fue el tercer animador en ser contratado por el estudio, quien se sumergió de lleno en TOY STORY. “Por ingenuo que parezca, trabajar en TOY STORY era como una extensión de la universidad, sentíamos que estábamos haciendo la película que soñábamos para disfrutarla entre nosotros y con nuestros amigos”, señaló Docter. “Cuando finalmente se estrenó, fue realmente sorprendente. Mis padres en Minnesota habían escuchado hablar de ella. Había carteles y juguetes. ¡Aparecieron reseñas en la revista TIME! Fue impresionante”.

TOY STORY se convertiría en la película más taquillera de 1995. Fue nominada a tres premios Óscar® (Mejor guion escrito directamente para la pantalla; Mejor Música; Mejor canción original; Mejor música en comedia o musical), y dos Globo de Oro® (Mejor película cinematográfica en comedia o musical; Mejor canción original en película cinematográfica). Lasseter obtuvo un galardón al Logro Especial por parte de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas por “desarrollar e inspirar la aplicación de técnicas que han hecho posible el primer largometraje animado por computadora”.

Retomando la historia de TOY STORY, luego de cinco años, TOY STORY 2 se benefició de los avances en innovación tecnológica. Entre ambas películas, BICHOS: UNA AVENTURA EN MINIATURA había servido como el campo de pruebas para la nueva generación de tecnología CG, que dotó a la película de mayor realismo en los movimientos, flexibilidad en la iluminación y técnicas de cámara. TOY STORY 2 fue la primera película de la historia en ser creada, masterizada y proyectada digitalmente. Dirigida por Lasseter, y codirigida por Lee Unkrich y Ash Brannon, y producida por Helene Plotkin y Karen Robert Jackson, TOY STORY 2 rompió los récords de taquilla en su fin de semana de estreno en Estados Unidos, Reino Unido y Japón; convirtiéndose en el estreno animado de más recaudación de 1999. Fue la primera secuela animada en recaudar más que su predecesora. TOY STORY 2 fue nominada a dos premios Óscar® y dos Globo de Oro®; y obtuvo un Globo de Oro® a Mejor Película Cinematográfica en comedia o musical y ganó un premio Grammy® a la Mejor canción compuesta para una película cinematográfica, televisión u otros medios visuales (Randy Newman, “When She Loved Me”).

Estrenada en 2010, dirigida por Unkrich y producida por Darla K. Anderson, TOY STORY 3 ganó dos premios Óscar® a Mejor película animada y Mejor canción original (Randy Newman/ “We Belong Together”). La película también recibió un Globo de Oro® y un BAFTA en la categoría Mejor película animada. Fue la segunda película de Pixar en ser nominada a un Óscar® como Mejor película, y fue nominada a Mejor edición de sonido, así como a Mejor guion adaptado. A nueve años de su estreno, TOY STORY 3 se convirtió en la segunda película de Pixar más taquillera de todos los tiempos a nivel mundial, detrás de LOS INCREÍBLES 2. Y es la cuarta película animada más taquillera de la historia a nivel global.

Desde su debut en la pantalla grande en 1995, los personajes de TOY STORY han conquistado los corazones de todo el mundo durante generaciones. “La historia y los personajes siempre estuvieron en primer lugar”, declaró Lasseter de la franquicia. “Son los que determinaron todo lo que hicimos. Puedes deslumbrar al público con la última tecnología de vanguardia, pero, a fin de cuentas, lo que la gente recuerda al salir del cine son los personajes”.

TIENES UN AMIGO
Woody, el vaquero de las frases ocurrentes, siempre ha sido un personaje con el que fue fácil sentirse identificado. Andrew Stanton, quien ha sido un miembro integral del equipo de historia de cada película de TOY STORY, dice que eso fue deliberado. “Woody, para nosotros, representaba esa vieja reliquia familiar, esa mantita azul o ese oso de peluche que tienes desde que eras un niño y de la que no puedes deshacerte”, señala Stanton. “Woody representaba al viejo juguete nostálgico, lo cual nos inspiró esta idea de que llegara un juguete nuevo que pudiera significar un potencial reemplazo. Eso despierta celos y todos estos sentimientos que todos comprendemos, incluso a edad temprana. Y a medida que vamos conociendo a Woody, vamos avanzando a los tumbos con él, mientras va logrando manejar esos sentimientos y aprende de ellos”.

Buzz Lightyear es el nuevo juguete que amenaza con destronar a Woody como el juguete preferido de Andy. Como era de esperarse, a Woody no le cae muy bien ese iluso guardián del Espacio que aparentemente desconoce su condición de juguete. Su rivalidad los lleva a mal puerto y ambos corren peligro de quedar convertidos en un par de juguetes perdidos, lo que, nos enteramos, es lo peor que le puede pasar a un juguete. Forzados a escapar de manos de un pequeño vecino de Andy llamado Sid que adora torturar juguetes, y a hallar la forma de regresar con Andy, Woody y Buzz encuentran un objetivo común. Lo que comienza como una rivalidad entre los dos juguetes, pronto se transforma en una gran amistad… una amistad que siembra las bases de las películas que siguen.

Al igual que los espectadores, los cineastas abordaron TOY STORY 2 habiendo desarrollado un fuerte vínculo con Woody y Buzz. Stanton señala: “Hay tres variables que debes tener en cuenta a la hora de escribir una historia: el argumento, los personajes y lo que yo llamo el motor de la película. Lo más difícil de lograr es crear personajes complejos y tridimensionales, con los que valga la pena pasar tiempo durante una película entera. En este caso, yo ya sabía quiénes eran los personajes. Con los personajes principales ya establecidos, tuvimos la libertad de concentrarnos en los otros dos elementos”.

En TOY STORY 2, un obsesivo coleccionista de juguetes secuestra a Woody, quien entonces descubre que es un valioso juguete de colección salido de un programa de la televisión de la década de 1950 llamado Woody’s Roundup. Woody conoce a otros valiosos juguetes del programa —Jessie la vaquera, Tiro al Blanco el caballo y Stinky Pete el explorador— quienes le revelan que Woody es la pieza que completa el juego y pronto serán enviados para ser exhibidos en Japón. Buzz y los otros juguetes de la habitación de Andy están ocupados planeando cómo rescatar a su amigo, pero Woody se debate entre su lealtad a Andy y sus juguetes, y las posibilidades que puede depararle una nueva aventura. Descubre también un cierto sentido del deber hacia Jessie y Tiro al Blanco. Con su eterno afán por hallar soluciones, el sheriff Woody encuentra la manera de contentar a todos y regresa a la habitación de Andy, y a la comodidad y estabilidad que representa.

“Una de las cosas que más nos enorgulleció fue lo conmovedora que fue la película”, señala Unkrich, quien pasó a dirigir TOY STORY 3. “Está colmada de acción como la primera película y tiene muchas bromas graciosas. Pero, al mismo tiempo, los personajes tienen una profundidad que apenas entrevemos en la primera película. Aborda ciertas emociones humanas primarias con las que las personas de todas las edades se pueden conectar”.

TOY STORY 3 vuelve a traer a Woody, Buzz y al resto de la pandilla de juguetes a la pantalla grande mientras Andy se prepara para ir a la universidad y sus leales juguetes se ven de pronto llevados a… ¡una guardería! Pero los salvajes críos con sus pegajosos deditos no son muy amables, así que los juguetes bajo el lema de “todos para uno y uno para todos”, se unen para planear su gran escape. “TOY STORY 3 nos habla del cambio”, señala Unkrich. “Trata sobre aceptar las transiciones de la vida. Trata sobre los grandes cambios que enfrentan los personajes y cómo lidiar con ellos. Woody y los demás juguetes deben enfrentar la cruda realidad de que Andy ya está grande para jugar con ellos. Andy debe enfrentar el hacerse adulto y partir hacia la universidad. Y la mamá de Andy debe enfrentar el hecho de que su hijo ha crecido y está por salir al mundo. Cuando comienza nuestra historia, todos nuestros personajes están atravesando momentos cruciales en sus vidas”.

“La película aborda muchos temas clave y profundos, así que queríamos asegurarnos de contrarrestarla con mucho humor”, cuenta Anderson. “Puede llegar a ser todo lo conmovedora que uno quiera, en distintos niveles. La historia refleja cómo todos debemos enfrentar los cambios en nuestras vidas; es algo inevitable”.

TOY STORY 4 vuelve a abordar el tema del cambio cuando Woody debe aprender a manejar las nuevas dinámicas en la habitación de Bonnie y en el mundo que hay fuera. “Creo que lo que convirtió a Woody en un personaje interesante y universal es que se convirtió en ese hombre común con el que todos podemos identificarnos”, señala Stanton. “Woody es este buen tipo bien intencionado que con frecuencia es su propio peor enemigo. Pero el poder de Woody para nosotros como cineastas siempre radicó en que podíamos emparentarnos con él en tiempo real en nuestras vidas como padres”.


LA NÓMINA DE ROLES
TOY STORY 4 sale a la carretera con amigos, enemigos y Forky

“Las películas de TOY STORY logran lo que busca todo clásico”, señala el actor Tom Hanks, quien ha prestado su voz en inglés a Woody durante 24 años. “Están colmadas de personajes inocentes que se enfrentan a un interminable reguero de aventuras. Todos conocemos a gente como Woody, Buzz, Bo Peep y el Sr. y la Sra. Cara de Papa, y nos preguntamos quiénes seríamos nosotros… si fuésemos juguetes”.

Es esa conexión con los juguetes y la fascinación que despiertan lo que hace que los personajes de TOY STORY se mantengan actuales año tras año. El sheriff Woody ha sido el experimentado vaquero que marcó a toda una generación. Los juguetes han ido y venido, pero Woody ha sido una constante en la habitación de Andy… oficiando de líder, consejero y, en muchos sentidos, de figura paterna. Era mucho más que un trabajo para Woody; era su vocación. Luego, Andy creció. Para un juguete que ha pasado año tras año con un mismo niño, el cambio puede ser complicado. “Woody está en la habitación de Bonnie ahora —cuenta el director Josh Coole— y se establece una dinámica nueva que me resulta muy interesante. Bonnie juega de una manera diferente con sus juguetes a como lo hacía Andy, y tiene otros juguetes que la conocen mejor. Así que yo sabía que Woody no iba a ser su favorito”.

Y en eso aparece Forky, que no es un verdadero juguete. Debajo de sus ojos saltones, brazos de limpiapipas y boca de cera, es un tenedor-cuchara que había sido descartado. Pero Bonnie queda fascinada con el pequeño con los pies de paleta de helado. Cuando Woody y el grupo se unen a Bonnie y su familia en un viaje por la carretera, la inocencia de Forky los lleva —a él y a Woody— a vivir una alocada aventura llena de inesperados personajes nuevos… en donde aparece una vieja amiga perdida hace tiempo, Bo Peep, cuyas extraordinarias experiencias y singular visión de la vida como juguete ponen en tela de juicio todo aquello en lo que cree Woody.

“Conozco a estos personajes desde hace, literalmente, media vida”, refiere el productor Jonas Rivera, quien se incorporó a Pixar en 1994 como el primer pasante de producción del estudio. “Los siento más como integrantes de mi familia que como personajes de una película. Así que sentí una gran emoción y una enorme responsabilidad, y un poquito de nerviosismo también, para ser sincero, a la hora de ayudar a realzar estos personajes y llevarlos adelante”.

 

EL ELENCO DE PERSONAJES

El sheriff WOODY es el mismo vaquero con el que se encariñó Andy años atrás. Pero a pesar de haber encontrado un nuevo hogar con Bonnie y sus juguetes, Woody se siente tironeado por dentro. “Está atravesando el equivalente para un juguete del síndrome de nido vacío”, explica el guionista Andrew Stanton. “No es que no tenga un niño, pero su rol cambió completamente. Woody está intentando usar sus viejas fórmulas para resolver problemas nuevos”.
Según el productor Mark Nielsen, se vislumbran cambios en el horizonte. “A Woody le han pasado muchas cosas en las tres primeras películas. Lo hemos visto evolucionar y aprender, pero no podíamos repetir ninguna de esas lecciones porque ya las había aprendido. Queríamos que se enfrentara a algo nuevo”.
La supervisora de historia Valerie LaPointe agrega: “Woody está intentando encontrar su lugar en la habitación de Bonnie. Se da cuenta de que a Bonnie la inquieta ir al jardín de infantes y salta a la primera oportunidad de ayudarla, lo que lo lleva a imponerse una nueva serie de responsabilidades cuando Bonnie crea a Forky”.
La confusión que siente Forky sobre su verdadero sentido —si es un juguete o basura— acaba por embarcar a Woody en su propio viaje de aprendizaje en la película. “Woody mismo está tratando de descubrir cuál es su rol en una nueva habitación con un niño nuevo”, señala LaPointe. “El propósito de Forky en la historia puede ser hacer feliz a Bonnie, pero su propósito para nosotros fue que arrojara luz sobre lo que está atravesando Woody”.
Un encuentro inesperado con su querida amiga Bo Peep le muestra a Woody que el mundo es mucho más grande de lo que jamás imaginó. “Bo y Woody siempre han tenido una conexión especial”, señala LaPointe. “Woody encuentra en Bo a su par”.
Tom Hanks regresa para dar voz a Woody. “Bo Peep es un personaje interesante porque ha logrado estar en paz consigo misma”, señala Hanks. “Es sabia porque entendió cómo funciona el mundo. Por un lado, se opone a todo lo que Woody está acostumbrado, pero al mismo tiempo la visión de Bo encarna todo lo que Woody más desea: que es que los niños jueguen con él y hacer sus vidas más felices”.
Para Cooley, Hanks comprende los matices de Woody de forma innata “Conoce muy bien al personaje. Creo que Woody no funcionaría sin Tom Hanks. Es un personaje muy temeroso, pero Tom logra exteriorizar sus temores de un modo encantador”.
Hanks señala que cada película ha llevado a Woody a sorprendentes lugares nuevos. “Hemos indagado en profundidad temas como la comunidad, la familia, crecer y encontrar un propósito nuevo”, describe Hanks. “Y esta película acaba siendo tan honda y novedosa como las anteriores. Se trata de juguetes. Mientras no se rompan, pueden vivir para siempre”.

EL VIEJO LOOK DE WOODY
Han pasado nueve años desde que vimos por última vez a Woody en la pantalla grande y más de un cuarto siglo desde que fue creado por primera vez. La tecnología ha cambiado, pero Woody no, de manera que los realizadores debían asegurarse de que el look del sheriff respetara las expectativas del público. Según el supervisor de animación Scott Clark, Woody, al igual que los demás personajes que regresan en esta película, puede ser un poco más complejo porque las personas ya lo conocen y adoran. “Sus brazos y piernas son flexibles, y las manos y botas son mucho más plásticos. Respetar los materiales con los que está hecho es lo que en definitiva hace que Woody sea Woody: cuando corre a toda velocidad, sus brazos y piernas de trapo están totalmente fuera de control, pero de un modo divertido y encantador”.
Clark, quien se incorporó a Pixar Animation Studios cuando TOY STORY aún estaba en cines, cuenta que volver a trabajar con Woody y la pandilla de juguetes es como volver a casa. “Es como ir a una reunión familiar donde vuelves a encontrar a un tío que no ves hace años. Es sensacional volver a estar nuevamente con estos personajes”.
En efecto, Woody es como un viejo amigo para las audiencias de todo el mundo. Pero los realizadores sabían que el personaje debía evolucionar. “La historia nos habla del cambio”, refiere el director de fotografía Patrick Lin. “Bo
es una fuerza de cambio, mientras que Woody quiere que todo permanezca igual”.
El tema del cambio se resaltó con la fotografía. “Cada vez que rodamos a Bo, utilizamos lentes anamórficas porque eso representa un cambio”, explica Lin. “Pero para rodar a Woody, en especial en la tienda de antigüedades, usamos lentes esféricas. Y si en algún momento él llegara a adoptar algún cambio, entonces usamos lentes anamórficas”.


BO PEEP es una vieja amiga de Woody, Buzz y la pandilla de juguetes, que tenía una conexión especial con Woody desde que vivía con su oveja en la base de una lámpara en la casa de Andy. Tras haber estado recorriendo el mundo durante años, el exterior de Bo se encuentra un poco maltrecho, pero su espíritu está intacto. Se ha convertido en una libre e independiente aventurera cuya fuerza y sarcasmo contradicen su delicado exterior de porcelana. Cuando circunstancias insólitas la llevan a reencontrarse con Woody, Bo se da cuenta de cuánto lo ha extrañado y no puede esperar a mostrarle lo que ha estado haciendo todo este tiempo. “Bo ha tomado el control de su propio destino”, señala el director Josh Cooley. “Mientras Woody veía crecer a Andy, Bo quedó olvidada acumulando polvo, hasta que un día decidió hacer algo por ella misma y salir al mundo. Cuando aparece Woody, no pueden creer que se hayan vuelto a encontrar”.
De acuerdo con la guionista Stephany Folsom, Bo y Woody se conectaron primero como líderes de sus respectivas habitaciones. “Woody dirigía la habitación de Andy, donde supervisaba a todos los juguetes, y Bo estaba a cargo de la habitación de Molly”, señala Folsom. “Dirigir una habitación entraña cierta responsabilidad y está claro que Bo es fuerte y tiene pleno control”.
Annie Potts vuelve a darle voz en inglés a Bo Beep. “Bo es todo lo que nos gustaría ser”, declara Potts. “Es independiente, intrépida, divertida, inteligente y capaz de arreglárselas por su cuenta. Su vida no ha sido fácil, ¿pero la vida de quién lo es? Es un excelente modelo de superación en la adversidad”.
“Bo ahora no lleva una vida convencional”, continúa Potts, quien remarca que el personaje no lo lamenta en absoluto. “¡Piensa que tiene una vida alucinante! Esas personas que florecen en cualquier lugar que se las ponga son siempre una inspiración”.
El regreso de Bo Peep al mundo de TOY STORY requería un nuevo enfoque sobre el personaje. Se había vuelto ingeniosa, impredecible y no se guía por las reglas tradicionales de los juguetes. Varios integrantes del equipo de producción se unieron para formar el Equipo Bo, un grupo de artistas de historia, animadores, modeladores e incluso la misma Annie Potts, quienes supervisaron juntos cada aspecto del look, historia de fondo, evolución y diseño definitivo del personaje de Bo en TOY STORY 4.
El Equipo Bo comenzó por repasar cada escena en la que aparecía Bo Peep en TOY STORY y TOY STORY 2. “Era un personaje secundario con un gran sentido del humor que interpretaba un papel de soporte”, cuenta la artista de historia Carrie Hobson.
La directora de animación, Becki Tower, agrega: “Queríamos preservar a Bo de caer en estereotipos”, señala Tower. “Intentamos mantenernos alejados del clásico personaje frágil del cuento de hadas, de mirada cándida, y que necesita de la aprobación de alguien más para encontrar su propio valor. Bo es muy independiente. Y no tiene ningún problema con ser un juguete perdido”.
Según cuenta Hobson, Bo tenía una carga más pesada en TOY STORY 4. “Debía tener más peso y ser lo suficientemente compleja como para desafiar a Woody”, explica Hobson. “Cuando se separa de Woody, las cosas no salen exactamente como habían sido planeadas. Pero ella logra enfrentar las consecuencias, transformarse y adaptarse a su nueva situación. Nos pareció que era un mensaje hermoso en el cual indagar: ella es este personaje que está haciendo todo lo que Woody no logra hacer en esta historia”.

EL NUEVO LOOK DE BO
Las nuevas aventuras de Bo Peep generaron un cambio en su look. La tecnología permitía hacer algunas modificaciones que antes no eran posibles, incluidas algunas reveladoras características típicas de las figuras de porcelana. “Bo tiene brillo y un leve craquelado”, cuenta la directora de arte de sombreado Laura Phillips. “El craquelado es un término que describe las microfisuras que se producen en la capa de esmalte. Debíamos ser muy cuidadosos sobre dónde aplicar el craquelado, ya que Bo no lleva fisuras en su rostro, sino en su cabello y el hombro. Es algo muy sutil. Parece muy natural”.
Phillips cuenta que la porcelana también tiene un acabado translúcido si se observa a contraluz, de manera que los artistas se aseguraron de crear ese efecto en las partes más delgadas del cuerpo de Bo, como sus manos. Los artistas también estudiaron los distintos esmaltes y cómo se pueden acumular en ciertas áreas, intensificando ligeramente el color. Además, añadieron pinceladas para imitar la apariencia de los esmaltes de porcelana.
Para iluminar la figura de porcelana de Bo, el director de fotografía e iluminación JC Kalache y su equipo buscaron inspiración en protagonistas femeninas de películas de entre las décadas de 1930 hasta 1960. Además, se dieron cuenta de que necesitaban usar formas de luces específicas para iluminar a Bo. “Las luces cuadradas desfavorecían la porcelana”, señala Kalache. “Las luces circulares, sin bordes puntiagudos, funcionaban mucho mejor y, además, debimos difuminar los bordes de la luz para suavizar aún más su reflejo en la porcelana”.
Los artistas exploraron distintas opciones para dar un vestuario nuevo a Bo Peep pero finalmente decidieron volver al diseño original. “Nos quedamos con el esquema de colores original, blanco, celeste y rosa, para mantener el diseño básico del personaje tal como lo conocemos”, explica Mara MacMahon, artista de personaje.
Pero, según Hobson, el resto del look de Bo se modificó radicalmente. “Todos sabíamos que queríamos liberarla de su vestido, pero sin que perdiera belleza y femineidad”, cuenta Hobson. “De manera que adoptamos elementos de su viejo traje que realmente adorábamos, como su pollera en forma acampanada, pero decidimos hacer que con los años Bo Beep hubiera hallado la forma de convertir su pollera en una capa para transformarse en superheroína o maga para algún niño. O que también pudiera modificar su pose de juguete y arreglar su vestido para parecer una bailarina”.
En lugar de ser un juguete con un traje estático, el vestuario de Bo siempre está cambiando. “Creo que esa es la característica que marca su capacidad de adaptación”, cuenta MacMahon. “Representa todo lo que ha aprendido a lo largo de los años. Sigue siendo la Bo Peep original con ese descaro, ingenio y fuerza interior, pero también ha crecido muchísimo”.
Henry Garcia, el supervisor de simulación, cuenta que animar la capa de Bo tomó mucho trabajo. “Hay tantas variantes diferentes: el interior, el exterior, cuando lleva la capa puesta sobre los hombros o alrededor de la cintura”,
señala. “De hecho, realizamos dos capas reales, una con el equipo de animación y la otra con el de simulación, para poder interactuar físicamente con ellas y resolver cuestiones como cómo hacerla interactuar con el cayado de Bo”.
“Hay una secuencia en particular en la que Bo lleva su capa enrollada como una mochila para trepar al techo de la calesita”, continúa Garcia. “Cuando llega a la cima, se quita la mochila y se la coloca sobre los hombros en forma de capa antes de deslizarse por el techo y salir volando”.
El cayado de Bo juega un papel fundamental en las escenas de acción. “Desarrollamos mucho su forma de usar el cayado”, señala Tower. “Es una parte importante del diseño del personaje”.
MacMahon agrega: “Queríamos que se viera como que forma parte de ella. No es una cosa separada que puede apoyar a un lado y recoger a su antojo. Es casi una extensión de su mano o de la expresión de su rostro”.
En TOY STORY 4 solemos ver a Bo con un traje celeste. MacMahon refiere: “En las dos primeras películas vemos que Bo lleva pantalones azules debajo del vestido, así que esos se convirtieron en su nuevo atuendo. Desde el traje interior hasta la pollera-capa, siguen siendo las mismas prendas que usó siempre, pero las hemos reconvertido. Es un gran ejemplo del trabajo realizado por el Equipo Bo, al que se le aportaron ideas desde todas partes del estudio que luego se volcaron en la película”.
Para dar vida a los movimientos de Bo, los animadores buscaron referencias en videos de bailarinas, gimnastas, expertos en artes marciales y personajes femeninos del cine que tuvieran fuerza, pero fueran bien femeninas. Según la directora de animación Patty Kihm, los animadores buscaron equilibrar la delicada contextura de Bo con su activo estilo de vida y femineidad natural. “Era muy importante que no pareciera muy masculina porque queríamos mantener su gracia y postura. Es independiente, sarcástica, segura de sí misma, tiene agallas… pero sigue siendo sensible”.
“Para respetar la autenticidad de los materiales en los que está hecha, nos dimos cuenta de que el hecho de mantener su cuerpo más rígido y contar con una menor superposición de prendas la hacían asemejarse más a un juguete”, continúa Kihm. “Los dedos de las muñecas de porcelana suelen estar unidos entre sí porque se quebrarían fácilmente si estuvieran separados, de manera que las manos de Bo suelen adoptar esa forma, en especial cuando está en reposo, para recordarnos que sigue siendo una muñeca”.
Según cuenta Folsom, el look de Bo es un reflejo de su personalidad y su pasado. “Queríamos que pudiera hacer toda clase de locuras porque es un juguete que anda por el mundo. Pero debíamos contrarrestar sus movimientos atléticos y acrobacias con el hecho de que es una frágil muñeca de porcelana. Debe usar sus habilidades con inteligencia. La parte más difícil fue honrar quien es como juguete, y al mismo tiempo dejarla ser una verdadera chica dura”.
La habilidad de Potts para captar esas dos facetas de Bo Peep realmente ayudó a dar vida al personaje. Los animadores incluso tomaron prestada la sutil mueca socarrona que hacía la actriz cada vez que profería un comentario sarcástico. Según el director Josh Cooley, Potts realmente encarna el personaje. “Annie no solo le aporta emoción, sino que le da densidad al personaje. Es conmovedora y divertida, y Annie posee un sarcasmo natural que es sencillamente perfecto”.
“Hubo varias sesiones en las que Annie y Tom grabaron juntos”, continúa Cooley. “Se conocen hace mucho tiempo y tienen una química natural que hace que todo sea muy fluido”.
Esa química también era importante, apunta el productor Mark Nielsen, porque la relación entre Woody y Bo es central en la historia. “Definitivamente hay amor entre ellos”, señala Nielsen. “Vemos en el prólogo lo duro que fue para Woody tener que dejarla ir”.

¡FORKY no es un juguete! Al menos eso es lo que él piensa. Al ser un tenedor-cuchara convertido en juguete, Forky está bastante seguro de que él no pertenece a la habitación de Bonnie. Desafortunadamente, cada vez que intenta escapar, alguien acaba metiéndolo en una nueva aventura de la que preferiría no participar. “El mundo de TOY STORY se basa en la idea de que todos tienen un propósito”, señala Cooley. “El propósito de un juguete es estar ahí para su niño. Pero, ¿qué pasa con los juguetes que están hechos de otros objetos? Forky es un juguete que Bonnie fabricó con un tenedor-cuchara descartable, por lo que enfrenta una crisis. Él quiere cumplir su propósito como tenedor, pero ahora un nuevo propósito de juguete pesa sobre él”.
Cooley, quien hace su debut como director cinematográfico en TOY STORY 4, se encontró con que podía identificarse con Forky. “No me había dado cuenta hasta que comenzamos a desarrollar la historia y mi esposa me señaló que Forky, quien es nuevo en todo este mundo de los juguetes, no era muy diferente a mí”.
Woody, siempre dispuesto a cuidar a los demás, asume el rol de protector de Forky, lo que al principio solo significa mantenerlo alejado de la basura. Rob Russ, el supervisor de animación, señala: “Forky le da un nuevo propósito a Woody, algo que Woody ha estado buscando desde que llegó a la habitación de Bonnie. Pero cuidar a Forky no es una tarea sencilla”.
El productor Jonas Rivera agrega: “Nos fascinó la idea de Forky. Es como un niño. No entiende las reglas de este mundo, así que no sigue ninguna regla, lo que hace que la historia sea divertida y novedosa. Pero le complica la vida a Woody, que intenta que Forky entienda la importancia que tiene su niño”.
Los realizadores convocaron al comediante Tony Hale para que interpretara la voz de Forky. Cooley señala: “Cuando ideamos este personaje, Tony fue el primer actor que se me vino a la mente y me encanta que haya aceptado. La interpretación de Forky que hace Tony es una ensalada cómica de confianza, confusión y empatía… servida por un desopilante tenedor-cuchara”.
Forky nació, por así decirlo, en la sala de historia, en medio de una charla casual entre los realizadores que se preguntaban qué cosas hacen que algo califique como juguete. “Estábamos bromeando”, cuenta Cooley, “preguntándonos qué sucedería si tuviésemos un juguete que no fue fabricado como tal. ¿Puede tener vida? Esas extrañas preguntas existenciales sobre el universo de TOY STORY son realmente divertidas. Si un niño juega contigo, ¿eso te convierte en juguete?”.
Según cuenta el guionista Andrew Stanton, los realizadores tuvieron una buena corazonada con Forky. “Si sencillamente tomas una hoja de papel y comienzas a hacerla volar por todas partes, ese avioncito de papel difícilmente vaya a cobrar vida de repente. Creo que hay algo en ese imbuirle una personalidad, y tener una relación con él. Eso fue lo que hizo que este proyecto de arte traspasara el umbral y cobrara vida como juguete”.
El sencillo origen de Forky hizo que el personaje tuviera un éxito inmediato entre los cineastas. “Es un personaje intrínsecamente divertido”, señala el editor Axel Geddes. “No tiene ni siquiera que hablar para ser gracioso”.

HACIENDO UN NUEVO AMIGO
Para crear el singular diseño de Forky, varios miembros del equipo de producción reunieron distintos materiales de arte para armar posibles diseños del utensilio devenido personaje. “Tomamos palillos moldeables, colas de pegar con brillo, limpiapipas, tenedores-cuchara y ojos de plástico”, cuenta el supervisor de personaje Sajan Skaria. “Todos se sentaron alrededor de la mesa con su pegamento, masilla y pegatinas. No había reglas”.
En cuanto a la animación de Forky, el lema fue: menos es más. “Queríamos que sus movimientos fueran limitados, en especial al principio cuando él todavía se está desarrollando”, cuenta el supervisor de animación Scott Clark. “Se tambalea por todas partes porque los pies sobresalen de la base de plastilina y no están nivelados. Sus brazos no son completamente articulados —se tratan de limpiapipas— y posee dos ojos saltones que no logra enfocar realmente. Hubiéramos podido animarlos y hacer que parpadearan y pudieran ver, pero elegimos darle un tratamiento más parecido al de una marioneta sin ojos articulados. Y su boca está hecha con hilos de cera, así que su animación es un poquito rígida. Parece una animación de stop motion.
“Forky es el ejemplo perfecto de la primera regla que aprendí al llegar a Pixar en 1996”, continúa Clark. “Mantenerse fiel a los materiales implica respetar de qué está hecho tu personaje y no sobre animarlo. Si trabajas dentro de las limitaciones que te impone un material, las elecciones en su animación tienden a ser mejores y más graciosas, en especial con un personaje como Forky”.
Sin embargo, el supervisor de animación Robert Russ señala que Forky poco a poco va adquiriendo un mayor conocimiento del mundo que lo rodea. “Se nos ocurrió que su forma de moverse evolucionara con el correr de la película”, cuenta Russ. “Quisimos reservarnos ciertas cosas, como que sus ojos puedan parpadear o hacer foco, para determinados momentos específicos de la película”.

GABBY GABBY es una adorable muñeca a cuerda de la década de 1950 que habla. Desafortunadamente, un defecto de fábrica en su caja de voz hace que suene a todo menos adorable. Por eso, ha pasado más de 60 años olvidada en el fondo de una tienda de antigüedades; sus únicos compañeros son una banda de muñecos de ventrílocuo sin voz. Gabby Gabby sabe que alguien la querría si hallara una caja de voz que funcione para poder reemplazar la suya.
Woody es más que precavido con Gabby, pero quizás solo sea que ella es una incomprendida. La guionista Stephany Folsom señala: “Gabby Gabby y Woody tienen la misma filosofía, que implica estar allí para su niño, pase lo que pase. Pero a diferencia de Woody, Gabby en realidad nunca vivió esa experiencia, así que se aferra a la fantasía de cómo sería estar con un niño”.
Christina Hendricks presta su voz en inglés a Gabby Gabby. “De inmediato fue obvio que Christina era la actriz perfecta para interpretar a Gabby Gabby”, señala el director Josh Cooley. “Tiene esa habilidad que la hace parecer abierta y amistosa para luego, en unas pocas palabras, volverse fría y aterradora. Todavía me da escalofríos cuando veo la primera aparición de Gabby en la película”.
Hendricks sintió una conexión inmediata con el vínculo que tiene el personaje con los muñecos de ventrílocuo de la tienda de antigüedades. “De chica, siempre soñaba con tener un muñeco de ventrílocuo, y mis padres jamás quisieron regalarme uno”, cuenta. “Con los años, mi marido finalmente me obsequió uno que ahora tengo en mi oficina y lo adoro. Así que cuando vine a interpretar la voz de Gabby y me mostraron parte de la animación, lo primero que dije fue: ‘¡Esto es alucinante! Esta pequeña muñeca tiene el cabello pelirrojo, ojos azules y pasa su tiempo con extraños muñecos de ventrílocuo… es como si se tratase de mí’. Quizás yo también soy una incomprendida”.
Según el diseñador de producción Bob Pauley, Gabby Gabby está inspirada en las muñecas que hablan de las décadas de 1950 y 1960. “Le dimos ojos durmientes, como esos que se cierran al acostar a la muñeca”, cuenta Pauley. “Por cómo está renderizado el iris, sus ojos reflejan la luz y realmente parecen los ojos de un muñeco”.
El cabello de Gabby también parece el de una muñeca y tiene un increíble nivel de detalle; los artistas visitaron fabricantes de juguetes para estudiar cómo se comporta el cabello de una muñeca. “Su cabello no es cabello humano”, remarca el supervisor de personajes Sajan Skaria. “Así que estudiamos cómo se inserta en el cuero cabelludo de la muñeca, cómo es su grosor y el color metálico y uniforme que lo caracteriza”.
De manera similar, los animadores querían dotar de esa cualidad de muñeca a los movimientos de Gabby Gabby. “Las muñecas poseen articulaciones en la cadera, los hombros y el cuello”, refiere Clark. “Así que intentamos mantenernos fieles a eso. También jugamos con la forma en la que parpadean sus ojos para que también se asemejen más a los de una muñeca. Sin embargo, animamos las cejas y la parte inferior del rostro de Gabby de una forma más humana, para ayudar a que el público empatice con ella. Es sutil, pero si se ve un poquito más humana, el público quizás pueda identificarse un poco más con ella”.
Pero los realizadores no querían necesariamente que los espectadores empatizaran con Gabby, y buscaron formas de presentar al personaje que encendieran una luz de alerta entre el público. “Para Gabby escogimos un color verde pálido”, señala el director de fotografía JC Kalache. “Que la acompaña a lo largo de toda la película. Cada vez que uno ve ese verde, comienza a sentir inquietud porque Gabby podría estar a la vuelta de la esquina”.
John Lee, el director de arte de color script, agrega: “El público debe sentir el mismo temor que siente Woody. Queremos que estén allí a su lado al momento de decidir echar a correr”.

BUZZ LIGHTYEAR es leal no solo a su dueño, sino también a los amigos que ha hecho a lo largo del camino, en especial Jessie y su antiguo rival, Woody, que ahora es como un hermano para el experto guardián del Espacio. Buzz haría lo que fuera necesario para apoyar a su amigo, pero cuando sus esfuerzos lo llevan a quedar atrapado en un juego en un parque de atracciones que lo exhibe como premio, recurre a su voz interior en busca de ayuda. El productor, Jonas Rivera, comenta: “TOY STORY 4 es una historia íntima en muchos sentidos, que se pregunta constantemente por el instinto. Así que se nos ocurrió que podíamos usar los botones de Buzz en ese sentido. Para todos nosotros, esos botones son solo un mecanismo de juguete con frases grabadas. Pero para él, es como una bola mágica 8 que le da una respuesta cada vez que presiona un botón”.
Tim Allen regresa como la voz en inglés de Buzz. “Fue muy divertido el modo en el que Tim se apoyó en la idea de que Buzz escucha mucho a su voz interior”, señala Rivera. “Lo abordó de una manera que parece muy real. Buzz le da mucha fuerza a la historia”.
La amistad de Woody y Buzz ha recorrido un largo camino. Para Allen, la nueva historia lleva su inespera da amistad aún más allá. “Buzz quiere que Woody haga lo correcto… pero a veces hacer lo correcto es realmente muy difícil”, señala Allen. “La lealtad es algo fundamental para Buzz y esta historia lleva la lealtad a otro nivel”.“Buzz ve que Woody necesita hacer un cambio”, agrega Cooley. “Quiere ayudarlo y apoyarlo, pero sus esfuerzos lo hacen caer en manos del operador de un juego en un parque de atracciones que lo exhibe como premio”.
“TOY STORY está arraigada en esa amistad fundamental. El productor Mark Nielsen señala: “La relación entre Woody y Buzz es central a las películas de TOY STORY. Comienza siendo un poco ríspida en la primera película, pero finalmente nace una amistad entre ellos. Y ese vínculo se afianza con los años y a través de las distintas películas. Ambos confían el uno en el otro, se entienden y apoyan entre sí. Es una relación crucial en la saga, y en TOY STORY 4 la llevamos a un nivel todavía más profundo”.

DUCKY y BUNNY son dos premios de feria que desean que alguien se los gane, pero acaban envueltos en una inesperada aventura con un grupo de juguetes que no tiene ni idea cómo se siente formar parte de una pared de trofeos. Según el guionista Andrew Stanton, Ducky y Bunny son el contraste perfecto de Woody y Buzz, quienes siempre tuvieron un niño. “Si lo piensas, las ferias de atracciones poseen los juguetes más económicos, tristes y desechables que hay”, señala.
“Ducky y Bunny traen un nuevo nivel de diversión al universo de TOY STORY”, agrega Nielsen. “Su visión del mundo se ha vuelto muy singular al ir de ciudad en ciudad observando todo desde su caseta. No tienen una moral rectora porque se han pasado la vida viendo cómo un niño tras otro gastaba su dinero en un juego que fue diseñado para que nadie lo pudiera ganar. Lo cual no solo les ha enseñado algo malo de la naturaleza humana, sino que están atrapados a causa de ello”.
Keegan-Michael Key y Jordan Peele dan voz en inglés a Ducky y Bunny, dos roles muy inesperados en sus carreras. “De todos los personajes que pude haber imaginado que iría a interpretar, este no fue uno de ellos”, declara Key. “¿Recuerdas esa época, cuando tenías 23 años y pensabas que lo que más querías hacer era interpretar a un… suave pato de peluche? Eso sí que no se me había ocurrido. Fue una sorpresa tan grata que me convocaran para hacer esta película. Con Jordan dijimos tan rápido que sí que no sé si llegaron a terminar la pregunta”.
Para Peele, el papel significó un nuevo reencuentro. “Querían que mantuviéramos esa misma dinámica que tenemos en la vida real”, refiere Peele. “Pasaron un par de años entre que terminamos Key & Peele y comenzamos a grabar estas sesiones, así que fue como volver a reunir la banda. Y de inmediato comenzamos a potenciarnos el uno al otro y a improvisar, y ellos definitivamente nos alentaban a hacerlo. Fue inspirador y un alivio darnos cuenta de que nosotros mismos éramos los personajes que debíamos interpretar”.
Cooley destaca: “Son dos de las mentes más brillantes que conocí jamás. Por supuesto, son naturalmente graciosos, lo cual sería suficiente. Pero además son actores increíbles que comprenden la historia. Sus improvisaciones no giraban únicamente en torno a la comedia, estaban centradas en la historia. Eso llevó a Ducky y Bunny y a toda la película a un nivel que yo jamás hubiera imaginado”.
El editor Axel Geddes dice que Key y Peele por momentos le complicaban la vida. “Los grabamos uno frente al otro en la misma sala”, cuenta. “Y era tanto el material valioso que lograban, que no puedes meter todo en la película”.

MUCHA FELPA
Según cuenta el diseñador de producción Bob Pauley, Ducky y Bunny no son los peluches más refinados que hay. “Queríamos que el público se conectara con ellos, así que nos aseguramos de que igual fueran encantadores e interesantes”, señala. “Pero hay algo llamado peluche de feria, es decir, peluches realmente económicos, e intentamos mantenernos fieles a los materiales de los que están hechos. Tienen colores bastante estridentes, casi fluorescentes, y también algo de brillo”.
Henry Garcia, el supervisor de animación, cuenta que el pelo de Ducky y Bunny se animó de la misma manera que el cabello de los personajes humanos; pero el pelo de Ducky y Bunny no se mueve y su movimiento se simula solo cuando los personajes se abrazan o se recuestan en el piso. “El copete de Ducky es un diez por ciento más gracioso si lo simulamos y lo dejamos cobrar vida”, señala Garcia. “Tomamos a los Muppets y las plumas de los avestruces como referencia. El copete de Ducky se sigue moviendo un poquito después de que él deja de hacerlo. Tuvimos que encontrar el punto justo para que no distrajera demasiado, pero sin duda es muy divertido”.
Ducky y Bunny son el Yin y el Yang. Unidos de la mano y el ala, parecen disentir en todo lo demás. “Las patas de Ducky no son muy largas, tiene pies enormes y alas diminutas”, describe la directora de animación Becki Tower. “Va siempre rebotando por todas partes. Es esta bolita llena de energía que se mueve sin parar alrededor del sosegado Bunny”.
El director de animación Aaron Hartline agrega: “En el caso de Bunny, en cambio, debes ayudar a mover ese peso. Es un tipo grandote, así que, a pesar de tener una gran energía, se mueve un poquito más lento y sus movimientos son mucho más deliberados. ‘Si me es más fácil girar la cabeza que mover todo el cuerpo, giraré la cabeza’. También posee párpados más pesados. Puede que hable a gran velocidad, pero se mueve muy lentamente”.


GIGGLE MCDIMPLES es una muñeca de plástico en miniatura de la línea de juguetes Giggle McDimples de la década de 1980. Como juguete, la Oficial Giggle McDimples es la jefa de la patrulla animal de Miniópolis, encargada de supervisar las operaciones de búsqueda y rescate. Pero afuera en el mundo, Giggle es la mejor amiga de Bo Peep. Lo suficientemente chiquita como para posarse en el hombro de Bo, Giggle es la confidente, sostén y consejera de Bo. “Giggle es el Pepe Grillo de Bo y logramos conocer más a Bo a través de la relación que mantienen entre ellas”, señala Cooley. “Giggle es definitivamente el juguete más pequeño del universo de TOY STORY. En su época fue pisada, aspirada y hasta probablemente alguna vez terminó metida en la nariz de un niño”.
La supervisora de historia Valerie LaPointe agrega: “Giggle viene con su propia estación de patrulla que trae un diminuto auto en su interior; pero cuando viaja con Bo lo hacen en un Skunkmobile: un vehículo motorizado de juguete al que ambas le dieron apariencia de zorrino para engañar a la gente y lograr que todos les abran de paso de inmediato”.
Ally Maki da voz en inglés a este diminuto personaje. “Giggle McDimples literalmente resalta en la pantalla por la personalidad y energía contagiosa de Ally”, cuenta Cooley. “Nadie se ríe como Ally Maki".
“Yo tengo dos hermanos mayores, soy la única mujer y la más chica”, cuenta Maki. “Así que pasé la mayor parte de mi infancia recibiendo coscorrones y discos de hockey que me lanzaban mis hermanos. Creo que traigo mucha de esa energía de hermanita menor al papel. Interpretar a Giggle fue realmente divertido”.
Según cuenta Hartline, el tamaño de Giggle influenció su enfoque a la hora de animar el personaje. “La forma de animarla debe ser muy particular y específica”, refiere. “Es tan chiquita y con una personalidad tan fuerte que debíamos hacerla rebotar de acá para allá como una mosca al tiempo que va adoptando posturas”.


DUKE CABOOM es un juguete de los años 70 basado en el gran doble de riesgo canadiense. Montado sobre su poderosa moto de acrobacias Caboom, Duke siempre está listo para exhibir sus poses de acróbata con seguridad y arrogancia. Sin embargo, Woody aprende rápidamente que Duke tiene un talón de Aquiles: nunca logró hacer las extraordinarias acrobacias que publicita su propio comercial de juguetes. Durante años, Duke ha estado inmóvil en una tienda de antigüedades, reviviendo constantemente los fracasos de su trágico pasado.
LaPointe señala: “Duke Caboom es un muñeco de acción que fue rechazado por su niño el día de Navidad cuando este lo abrió y vio que no podía saltar exactamente como lo anunciaba su spot publicitario”.
La voz en inglés de Duke Caboom es interpretada por otro gran canadiense, Keanu Reeves. “La primera vez que Josh Cooley y yo hablamos con Keanu sobre el papel, Keanu se transformó en Duke Caboom”, señala el productor Jonas Rivera. “Keanu comenzó a hacernos preguntas maravillosas que ahondaban en el alma del personaje. En un determinado momento, se paró sobre la mesa en el medio del atrio de Pixar y comenzó a hacer poses mientras proclamaba victoria. Fue muy gracioso. Todo eso está en la película y es 100% Keanu Reeves".
“Duke no puede evitarlo”, apunta Reeves. “Es un hombre del espectáculo y un artista acrobático: necesita actuar. Es lo que es. Fue sensacional poder expresar mi Duke Caboom interior”.
Para Pauley, Duke siempre está en “modo motociclista”. “Nos habla del tipo de juguete que es”, señala Pauley. “Fue diseñado únicamente para ir montado sobre su motocicleta, así que no camina muy bien, lo cual es gracioso”.


BENSON es un muñeco de ventrílocuo clásico, y la mano derecha de Gabby Gabby. Lidera un pequeño grupo de muñecos de ventrílocuo que son los secuaces de Gabby. Sin una persona que les dé voz, estos juguetes patrullan la tienda de antigüedades en un amenazador silencio, que es intrínsecamente perturbador.
“Estos muñecos son, sin duda, unos de los personajes más escalofriantes que hemos creado”, señala el productor Mark Nielsen. “Nuestros animadores se apoyaron en la esencia de los materiales para los movimientos de nuestros muñecos de ventrílocuo. Los cuerpos de los muñecos son blandos, sin estructura, así que les cuelgan los brazos y las piernas se doblan hacia atrás. Sumémosle a eso esa expresión congelada, con sus ojos grandes y enormes mandíbulas articuladas: son motivo seguro de pesadillas… de la manera más impactante posible”.
Henry Garcia, el supervisor de simulación, cuenta que, para ayudar a dar vida a los brazos de los muñecos, su equipo perfeccionó la tecnología utilizada en UN GRAN DINOSAURIO para simular la piel y los movimientos del cuerpo. “Sus brazos y piernas les cuelgan a los lados”, señala Garcia. “El resultado final fue poder dotar de movimiento físico a las extremidades que no requerían ser animadas a mano, lo que aportó más eficiencia y una mayor cualidad física”.


CREANDO MULTITUDES
En TOY STORY 4 hay escenas con una gran concurrencia de personajes. Sucede en la clase del jardín de infantes de Bonnie, cuando los juguetes que se reúnen dentro de una máquina de pinball, con los niños que aparecen jugando en una plaza o en el numeroso grupo de personas que se encuentra en la feria de atracciones. Mientras que los niños y juguetes fueron animados por el equipo de multitudes, para animar a la muchedumbre de la feria, el equipo utilizó una técnica especial para dotar de movimientos naturales y variados a los distintos personajes. “Tenemos una fase de captura de movimiento”, explica el jefe del equipo de multitudes Neil Helm. “Es un experimento que estamos implementando para animar a varios personajes humanos de fondo, lo que les aporta riqueza y profundidad a sus interpretaciones sin distraer a los espectadores de los personajes principales o la historia. Normalmente no dedicaríamos tanto tiempo a los personajes de fondo, pero queremos que sean verosímiles. Los ciclos de animación que normalmente se aplican a las multitudes suelen tener una cualidad iterativa. Al usar la captura de movimiento, podemos capturar largos videos de miles de cuadros, o más, con gente parada alrededor haciendo alguna cosa realista y única, que luego podemos usar para poblar todo un entorno”.


DESDE CERO
Los juguetes recorren nuevos mundos (de antigüedades)

Parte de la magia de las películas de TOY STORY radica en ver el mundo desde la perspectiva de un juguete. “El mundo de TOY STORY es un mundo caricaturizado donde todo está diseñado desde el punto de vista de un juguete”, señala el director Josh Cooley. “Queríamos expandir ese mundo lo más posible. Así que salir del área de los tres condados fue espectacular. Y hemos llevado a los juguetes a lugares donde nunca antes estuvieron… lugares que tienen sus propios tipos de juguetes, que presentan nuevos obstáculos”.

Si bien el diseño de las películas mantiene su estilo característico, los avances tecnológicos ofrecen nuevas oportunidades. “Con cada nueva película, nuestra tecnología mejora, lo cual nos permite hacer que las cosas se vean cada vez más realistas y verosímiles”, refiere Cooley. “En esta película, hay tomas que son asombrosamente realistas. Y por momentos debemos dar marcha atrás… porque se vuelve demasiado real. Una cosa que aprendimos de las tres primeras películas fue a mantener una iluminación más escénica, más enfocada en la presentación del personaje”.

Si bien muchas cosas se mantuvieron iguales, no todo fue así. Según cuenta el director de fotografía Patrick Lin, la relación de aspecto utilizada en las películas de TOY STORY anteriores, que era de 1.85:1, en TOY STORY 4 se cambió a 2.39:1. “Es un formato de pantalla ancha que le da un efecto diferente a la película”, señala. “Queremos darle al público una experiencia más cinematográfica. Presentar estos pequeños juguetes en este formato los hace sentir todavía más perdidos, lo cual se adapta a la historia”.

Lin agrega que en ningún momento se pierde de vista el hecho de que se trata de juguetes. “No queremos que parezca que la cámara está siendo operada por un camarógrafo del tamaño de un juguete”, señala. “De manera que cuando vemos a Woody y Forky corriendo por la tienda de antigüedades, decidimos que esa escena no se rodara con una cámara de mano. De hecho, hacemos como si hubiera una persona que apunta la cámara hacia abajo para que el público la vea como tomada desde el punto de vista de un ser humano”.

Para Lin, las lentes y el efecto bokeh hacen que la cuarta entrega de TOY STORY parezca ligeramente más tangible. El equipo alquiló una cámara y un paquete de lentes anamórficas y realizó numerosas pruebas para emular su aspecto. “No queríamos lograr una imagen fotorrealista”, señala. “Pero tiene un poquito más de textura”.

El diseñador de producción Bob Pauley estuvo a cargo del diseño general de TOY STORY 4.
“El poder que nos confieren nuestras herramientas hoy en día nos permite hacer mucho más que con la primera TOY STORY”, señala. “Son elecciones. No estamos haciendo una película de TOY STORY de acción real y, además, queremos mantenernos fieles a nuestra franquicia. Así que estilizamos los personajes y su mundo para que fueran creíbles y tuvieran el estilo clásico de TOY STORY, con una iluminación teatral y centrada en lo emocional”.


LLUEVE SOBRE MOJADO
La película al comienza, más o menos, un año después de TOY STORY 2. ”Andy, quien ha estado jugando con sus juguetes en el jardín, regresa corriendo a su casa porque se ha largado a llover. Pero se olvida su automóvil RC afuera, así que Woody, Bo y la pandilla entran en acción. La lluvia es un serio obstáculo para su misión de rescate… y los realizadores sabían que también para ellos supondría un gran desafío. “Aun en su versión más sencilla, la lluvia siempre presenta complicaciones”, señala el supervisor de dirección técnica Bob Moyer. “La lluvia interactúa con todos los elementos, posee miles de efectos, cambia las propiedades de la ropa, los ladrillos, el plástico; hay numerosos tipos de salpicaduras diferentes. Y, para empezar, el agua de por sí es un elemento difícil de generar en gráficos por computadora, así que incorporamos tecnología nueva y el equipo de efectos lo añadió a su set de herramientas para poder trabajarla estrechamente con la iluminación”.

“Hay cerca de cien tomas en las que llueve, se trata de una lluvia torrencial”, cuenta el supervisor de efectos Gary Bruins. “En la película, vemos la lluvia tanto desde el punto de vista de los humanos como de los juguetes. Todos sabemos cómo se ve y se siente la lluvia para los humanos, ¿pero cómo se ve esa lluvia a los ojos de un pequeño juguete? Cuando estamos con los juguetes, la cámara se encuentra a unos pocos centímetros del suelo. Esta posición ventajosa naturalmente hace que las gotas y salpicaduras parezcan más grandes e intimidantes. En algunas tomas incluso aumentamos su tamaño para acentuar la sensación de que Woody está atravesando un campo minado de obstáculos que explotan —las salpicaduras de la lluvia que cae— en un intento heroico por rescatar a su amigo”.

Bruins y su equipo comenzaron por tomar referencias del mundo real pero también pudieron acudir a un sitio mucho más próximo a casa que les proporcionó material de referencia y un casi manual de guía. “Se había realizado un trabajo tan exhaustivo en ríos para EL GRAN DINOSAURIO, que crear ese efecto para RC y Woody no supuso un trabajo tan arduo”, cuenta.

Los artistas estudiaron las propiedades físicas de la lluvia, e incluso realizaron un análisis fotograma a fotograma de material de referencia del mundo real, preguntándose cuál es la velocidad máxima que puede alcanzar una gota de lluvia, cuál es el tamaño máximo que puede llegar a tener, si nuestros ojos ven las gotas que caen de un modo diferente a como aparecen en una imagen fija o un video o cómo han representado la lluvia las distintas películas animadas dibujadas a mano.

Bruins cuenta: “Cuando estudiamos detenidamente imágenes del mundo real de cualquier tipo de fenómeno natural, con frecuencia encontramos diferencias y se nos revelan sorpresas entre lo que estamos viendo en el material de referencia y lo que pensábamos que iríamos a ver, basado en nuestros recuerdos de ese fenómeno. Esta brecha nos da la oportunidad de crear un aspecto de las cosas que mezcla lo que realmente sucedería y lo que el público —al igual que nuestro equipo— espera ver. Por ejemplo, si sumerges un muñeco de plástico en agua y luego lo sacas, se forman gotitas que se acumulan en grupos. Y las áreas que no tienen gotitas parecen completamente secas, como si nunca hubieran tocado el agua. Sin embargo, nosotros esperábamos ver un brillo uniforme sobre toda la superficie como si se hubiera rociado el plástico con una capa de laca transparente. En la película, los espectadores más avezados podrán notar cuándo respetamos las propiedades físicas del mundo real —cúmulos de gotitas de agua— y cuándo honramos las falsas expectativas de lo que la mayoría de nosotros espera ver”.


EL AULA DEL JARDÍN DE INFANTES
Woody se esconde en la mochila de Bonnie para acompañarla en su adaptación al jardín de infantes. Para la secuencia, el equipo de entornos debió diseñar la escuela de Bonnie, en especial el aula. El director de arte de sets, Dan Holland, señala que su diseño está inspirado en las escuelas de fines de la década de 1940, con salones adicionales que se añadieron en los años sesenta. “Originalmente, veíamos otros sectores de la escuela como un gimnasio y otra parte de su arquitectura”, señala. “Pasamos largas semanas diseñando el frente de la escuela y sus largos corredores. Hicimos algunas elecciones de diseño específicas para el aula —por ejemplo, cómo se filtraría la luz por la ventana— porque nos dimos cuenta de que ese sería el sitio donde nacería Forky”.

El supervisor de sets, Thomas Jordan, cuenta que el aula se diseñó para ayudar a reflejar las emociones de Bonnie. “No podíamos hacerla sencillamente hermosa”, señala. “Queríamos que pareciera un poquito aterradora e intimidante cuando llega Bonnie, así que está un poco apartada y parece más fría. Pero cuando Bonnie comienza a armar a Forky, se vuelve un poquito más cálida”.


TODOS A BORDO
La familia de Bonnie sale de viaje por la carretera a fines del verano y, naturalmente, los juguetes los acompañan. “Me inspiré en las vacaciones de verano con mis padres”, señala el director Josh Cooley. “Teníamos una Combi VW y solíamos conducir desde California hasta Maine, ida y vuelta. Hice muchos viajes por carretera como ese, y pueden ser penosos. Pero para los juguetes, se vuelve un set en movimiento”.

La aventura de los juguetes tiene lugar a bordo de una casa rodante, de manera que los realizadores debían familiarizarse con el interior y el exterior de este singular medio de transporte. “Alquilamos una casa rodante durante un fin de semana”, cuenta Holland. “No fuimos a ninguna parte, sencillamente la estacionamos en Pixar. Tuvimos un par de reuniones allí dentro por pura diversión, y pasamos varias horas recorriéndola con cámaras para entender cómo funcionaban las cosas: en el techo, debajo del vehículo y en todo el interior; llegando a captar detalles que la gente no suele notar. Creo que el resultado final es bastante auténtico”.

Según cuenta Holland, los artistas debieron pulir un poco su verdadero aspecto. “No importa dónde estés —dice—, cuando ves las cosas desde la perspectiva de los juguetes, todo está sucio. Queremos que nuestra versión sea verosímil, solo que no tan verosímil”.

El director de fotografía Patrick Lin cuenta que la casa rodante le presentó varios desafíos a su equipo. “Woody, Buzz y Rex son más grandes de lo que uno cree”, señala. “Y se supone que deben seguir en modo juguete delante de los humanos, así que fue difícil hallar lugares donde ellos quedaran fuera del campo de visión de Bonnie y sus padres”.


VUELTA AL PASADO
Uno de los escenarios clave de TOY STORY 4 es la tienda de antigüedades Antigüedades Segunda Oportunidad. Bo acumuló polvo durante años en esta tienda hasta que decidió seguir adelante. Tiempo después, Woody ve su lámpara en la vidriera y entra en la tienda a buscarla. La tienda es también el hogar de una nueva colección de juguetes, incluida Gabby Gabby, sus secuaces, Duke Caboom y otros. Cooley declara: “Este es un lugar nuevo para nosotros. Mis padres son aficionados de las antigüedades, así que yo he visitado numerosas tiendas. La nostalgia que encierran, esa sensación de volver atrás en el tiempo, parecía adecuada para reencontrarnos con Bo y Woody. Y ofrece oportunidades sencillamente ilimitadas. El objetivo de las películas de TOY STORY es recordar siempre que estos son juguetes. La tienda de antigüedades es un escenario genial, pero para un juguete supone un vasto terreno desconocido”.

Según refiere Pauley, la tienda de antigüedades es enorme y está llena de objetos. “Hicimos una gran investigación”, cuenta. “Para RATATOUILLE, fuimos a París; para UP: UNA AVENTURA DE ALTURA, fuimos a Venezuela. Pero para TOY STORY 4, nos quedamos cerca y visitamos tiendas de antigüedades locales. Conocimos muchísima gente encantadora, interesante y divertida detrás del mostrador de estas tiendas, y descubrimos muchas similitudes visuales entre tienda y tienda. Suele haber un objeto central como una rocola, a veces un enorme Papá Noel de plástico y, por supuesto, diversos objetos de colección y antigüedades. Numerosos faroles y lámparas antiguas diseminados por toda la tienda iluminan los objetos. Hay luces conectadas a innumerables cables de extensión y tomas múltiples. Los escritorios de entrada son siempre interesantes, están llenos de anotaciones y pequeñas curiosidades, etiquetas adicionales y una tecnología analógica que es como un bálsamo: las facturas y los recibos suelen escribirse laboriosamente a mano y los vendedores se detienen a comentar la compra. Y casi nunca faltan uno o dos gatos, que son los verdaderos dueños del lugar, de manera que nosotros también incorporamos uno para ayudar a contar nuestra historia”.

“Nos enteramos de que la mayoría de las tiendas de antigüedades que visitamos solían dedicarse a otra cosa antes: habían sido una tienda de muebles o un taller mecánico”, continúa Pauley. “Decidimos que Antigüedades Segunda Oportunidad fuera un antiguo almacén de electrodomésticos, así que incluimos artefactos remanentes, y escaparates y estanterías —todas repletas de objetos— en nuestro diseño. Por suerte en Pixar tenemos un enorme recinto exterior de objetos de todas nuestras películas anteriores. Iniciamos una gran búsqueda del tesoro porque tenemos una larga e interesante historia y aprovechamos la oportunidad para plantar algunas sorpresas”.

“Hay escaparates con premios de la oficina del chef Gusteau de la película RATATOUILLE”, cuenta el director de supervisión técnica Bob Moyer, “muebles de LOS INCREÍBLES, objetos de utilería de COCO. Trabajamos con el jefe del departamento de arte y decoración de sets para determinar qué podrían necesitar”.

El supervisor de sets, Steve Karski, cuenta que la tienda de antigüedades está dividida en áreas determinadas. “Hay una sección de la década de 1950 con una rocola retro, un proyector de películas de ocho milímetros —con algunas curiosas cajas de películas a las que vale la pena echar un ojo—, muebles de una cafetería de los años cincuenta y carteles de colección”, señala. “El área de la década de 1970 se vale de los divertidos colores de los setenta con sillas chillonas, obras de arte y lámparas de lava”.

Todos los objetos visibles, y algunos que no son visibles, de la tienda de antigüedades fueron retocados por el equipo de sombreado. Como había tantos objetos, los realizadores utilizaron nueva tecnología para automatizar una parte del proceso. “Desarrollamos un lenguaje para identificar tres edades diferentes de los objetos: relativamente nuevos, ligeramente viejos y sumamente envejecidos”, describe la directora de arte de sombreado Laura Phillips. “Hicimos esto con los objetos de metal —bronces, peltres, hierros— y muchísima madera”.

A medida que moldeaban los objetos, los artistas de sombreado aplicaban una textura material general (GMT, por sus siglas en inglés) al material ya establecido, que le daba una apariencia de añejamiento y deterioro al objeto. El resultado del proceso requirió mucho menos trabajo por parte del equipo de Phillips. “Nos permitió enfocarnos en los ítems que son más visibles”, señala. “Si hubiéramos hecho esto de la forma que solíamos abordar películas anteriores, nos hubiera tomado diez años”.

Las gráficas y letreros fueron fundamentales para crear una tienda de antigüedades colmada de objetos de distintas épocas que fuera verosímil. Según el director de artes gráficas Craig Foster, cuyo equipo ayudó a “anticuar” un gran número de ítems, varios factores ayudan a indicar la edad de los objetos. “Estudiamos la tipografía, colores, diseños de las distintas épocas”, refiere. “Y si bien utilizamos las referencias que encontramos, con frecuencia nos inclinamos por una autenticidad más emocional basada en nuestras impresiones personales de la década de 1950”.

El equipo de Foster añadió sellos en el reverso de la vajilla, diseñó etiquetas de muebles y creó carteles de chapa, etiquetas en cajones de fruta y otros detalles gráficos que ayudan a dar una idea de la naturaleza diversa y de otra época de los objetos.

Todos esos ítems, que reflejaban el estilo abigarrado de las tiendas de antigüedades, supusieron un gran reto a la hora de rodar las secuencias. “A veces no queríamos que el fondo estuviera demasiado recargado”, cuenta el director de fotografía y cámara Patrick Lin. “Teníamos que estar constantemente moviendo cosas o en ocasiones incluso limpiarlo un poco para hacer que la composición fuera más placentera”.

Lin cuenta que el otro divertido desafío que presentó la tienda de antigüedades fue rodar el reflejo de las cosas. Utilizaron tecnología de reflexión desarrollada en BUSCANDO A DORY, que permite a los artistas ver un reflejo durante la fase de diseño mientras se componen las tomas.

Según el director de fotografía JC Kalache, la iluminación de la tienda intensificó la atmósfera general que querían crear los realizadores. “La casa de antigüedades es un set deliberadamente luminoso en la parte delantera, con toda la luz del sol que entra por las ventanas, y se va volviendo cada vez más oscuro a medida que uno se adentra en la tienda”, cuenta Kalache. “A medida que se va volviendo más oscura, nos permite intensificar el dramatismo”.


UN LLAMATIVO ESCONDITE
La aparición de Duke Caboom debía ser rimbombante. “Queríamos presentar a este extraordinario personaje, que es realmente diminuto comparado con Woody y Bo, de una forma completamente teatral”, comenta Kalache.

Woody y Bo encuentran a Duke en una guarida secreta dentro de la tienda de antigüedades: el interior de una máquina vintage de pinball. “Es el tipo de escondite donde pueden mantenerse alejados de los humanos y reunirse sintiéndose seguros… además de que es un lugar genial”, señala el productor Mark Nielsen.

“Parece un bar muy animado”, agrega Karski, cuyo equipo estudió detenidamente una verdadera máquina de pinball para capturar todos los detalles de su interior. “Conserva todos los cables, pernos y mecanismos interiores de una verdadera máquina de pinball, pero al vivirla con la escala de un juguete, y con esa iluminación roja y azul de baja intensidad, además de la densidad de los personajes y cierta atmósfera brumosa, parece un lugar genial para pasar el rato con amigos”.

John Lee, el director de arte de color script, agrega: “Hay una cierta neblina y una gran iluminación escenográfica. Por eso la máquina de pinball es un lugar perfecto. Todas las coloridas luces utilizadas para iluminar el juego se filtran hacia el interior; y se encienden y apagan en un incesante parpadeo como si se tratara del escenario de un concierto”.

EL ARMARIO DE GABY
Gabby Gabby tiene un lugar privilegiado y totalmente asilado en la tienda de antigüedades. “Retomando la idea de que la tienda de antigüedades solía ser un antiguo almacén —señala el director de arte Dan Holland—, imaginamos que había quedado allí un gran armario central empotrado que originalmente quizás hubiera sido un mostrador de joyas o cosméticos. El armario le permite a Gabby permanecer escondida y tener una visión estratégica de toda la tienda. Fue divertido pensar en toda la riqueza de materiales. Esos muebles viejos tenían empapelados de tela con detalles decorativos grabados. Incorporamos madera con decoraciones de metal trabajado”.

LA FERIA AMBULANTE
El director Josh Cooley señala que la feria ofrecía infinitas posibilidades para que los juguetes exploraran áreas que suelen ser inaccesibles para los seres humanos. “Queremos que los juguetes vayan a lugares donde los humanos no podemos ir”, señala Cooley. “Caminan por los techos de las casetas de juegos, entre los gigantes cables eléctricos del piso e incluso en la parte central de una calesita. Y se ve sencillamente hermoso”.

El diseñador de producción Bob Pauley y los artistas del equipo visitaron numerosas ferias como fuente de inspiración. “Queríamos capturar el encanto de esos espacios: los colores brillantes de las golosinas, las luces, la obligatoria Rueda de la fortuna y las típicas atracciones y puestos de juegos”, cuenta. “Para realzar su naturaleza romántica, escogimos una fuente luminosa incandescente más tradicional, en lugar de usar Leds. Aprendimos cómo funcionan, cómo están diseñadas y operan estas ferias. Pocos notarán el nivel de detalle que incluimos, pero todos estos detalles juntos ayudan a crear un mundo que se ve auténtico”.

El supervisor de sets Thomas Jordan agrega: “Las ferias son ambulantes así que están constantemente trasladándose de un sitio a otro. Por eso las atracciones suelen ser más chicas, y pueden desarmarse y plegarse para ser guardadas. Algunas de las atracciones más grandes son transportadas en camiones: el tráiler queda debajo de la atracción una vez que esta ha sido montada. Y muchas veces lo cubren con estas grandes polleras de vinilo. Así que incorporamos todos esos detalles”.

El equipo de sets también añadió baños portátiles, generadores, cables y vallas para completar el set de la feria. Se crearon más de una decena de casetas de juegos, incluida la caseta en la que Ducky y Bunny han estado —literalmente— colgados durante años. Los artistas prestaron especial atención a los detalles, subrayando la naturaleza destartalada y vapuleada de una feria ambulante. Por ejemplo, la rejilla de varillas metálicas donde están colgados los premios no está perfectamente derecha. Los artistas además pintaron a mano las soldaduras de la malla de metal.

Los realizadores sabían que los puestos de juegos presentaban numerosas oportunidades para los juguetes. “Con toda la actividad que hay en las ferias, nos preguntamos dónde encajaría un juguete en todo ese mundo”, señala el jefe de diseño David Bianchi. “Desde un primer momento pensamos en el espacio debajo de los puestos de juego. Hay todo un mundo allí abajo desde la perspectiva de un juguete. Hay palitos de helado y envoltorios de chicle, es como mágico”.

William Reeves, el supervisor de tecnología, explica que su equipo fue convocado para ayudar a los artistas a crear el aspecto de la feria. “Trabajamos en mejorar nuestra habilidad para crear escenas con muchos miles de luces que sea eficiente para la renderización”, señala. “Las luces abarcan desde las que iluminan la Rueda de la fortuna y otras atracciones hasta las luces de las marquesinas y carteles, etcétera”.

Para el supervisor de dirección técnica Bob Moyer, las luces de la feria fueron hermosas y complicadas al mismo tiempo. “Pasamos mucho tiempo animando e intentando hacer que las bombillas eléctricas funcionaran correctamente”, cuenta. “Trabajamos con nuestros equipos de iluminación y sets para asegurarnos de que todo estuviese calibrado de manera que, si era de noche, la bombilla se viera bien brillante, y si era de día, se viera tenue (con relación al sol).

“Además se trata de lograr que una bombilla eléctrica que mide la mitad de tus personajes principales se vea lo más real posible”, continúa Moyer. “El set debía ser verosímil no solo como feria de atracciones, sino también con cómo se ve una feria con numerosos juguetes corriendo por ella”.

El director de fotografía e iluminación JC Kalache señala: “Quisimos capturar una energía en la feria que marca un fuerte contraste con la tienda de antigüedades”.

Kalache estaba particularmente interesado en la idea de iluminar el aire. “Las imágenes generadas por computadora suelen verse nítidas y límpidas, y nosotros queríamos añadir un poquito más de textura y variación a nuestras escenas iluminando el aire del entorno”, refiere Kalache. “En la tienda de antigüedades, resaltamos las partículas del polvo y la atmósfera, y en la feria iluminamos el polvo que levanta la multitud. En general, el aire que rodea a los juguetes tiene un poquito más de textura que el que rodea a los seres humanos para ayudar a acentuar la escala diminuta de nuestros personajes”.


LA MÚSICA DE TOY STORY
Randy Newman crea otra banda de sonido memorable, además de dos canciones nuevas, y Chris Stapleton interpreta “The Ballad of the Lonesome Cowboy” para la versión de los créditos finales.

Las películas de TOY STORY son adoradas en todo el mundo por sus entrañables personajes, extraordinaria narración, imponentes visuales y la música de Randy Newman. El músico y compositor es el autor de canciones emblemáticas como “You’ve Got a Friend in Me”, “Strange Things”, “When She Loved Me” y “We Belong Together”; la última le valió un premio de la Academia® a la Mejor canción original en 2010. “Su música define estas películas”, manifiesta el director Josh Cooley, “Recuerdo ir conduciendo al sur, con mis hijos en la parte trasera del auto viendo TOY STORY. De solo escuchar la música podía imaginar a Woody corriendo por la habitación. No puedo imaginar hacer una cuarta película sin Randy Newman”.

La música de TOY STORY 4 requería esa misma magia que Newman supo hallar en las tres primeras películas, y él definitivamente estaba a la altura del reto. “Me alegré tanto cuando me convocaron para hacer otra”, cuenta Newman. “Siento un enorme cariño por estas películas, y fue maravilloso regresar a este mundo”.

Newman compuso la música para la película, escribió dos canciones nuevas y dirigió una orquesta de 104 músicos. “Esos días al frente de la orquesta han sido los mejores”, declara. “Es una colaboración en su más alta expresión. No habría posibilidad de que compartiera la misma sala con músicos de la talla de estos, músicos de clase mundial, si no fuera con una batuta en la mano. Para mí siempre es un privilegio que esta orquesta interprete mi música”.

Para Newman, TOY STORY 4, al igual que sus predecesoras, posee una gran profundidad emocional. “Les están sucediendo cosas muy importantes a las personas que amamos”, señala. “Hay muchísima acción, pero también muchas cosas profundas. Esta película ofrecía numerosas oportunidades de hacer cosas de una gran carga emocional, pero sin excederse”.

Newman les rinde homenaje a las películas anteriores de TOY STORY reintroduciendo algunas melodías e incluso la canción “You’ve Got a Friend in Me”. Pero como la película presenta a un gran número de personajes nuevos, Newman debía crear temas nuevos, en especial para Bonnie, la nueva dueña de los juguetes, y Gabby Gabby, cuya historia emocional a veces requería un acompañamiento más sombrío. Newman utilizó un acordeón y una mandolina para transmitir el perturbador recuerdo de Duke Caboom al ser rechazado por su dueño.

Forky también tiene su propia canción, además de lo que Newman llama “un tema subordinado”. El compositor, además, escribió la canción “I Can’t Let You Throw Yourself Away” para el amigo favorito de Bonnie. “A Forky se le mete en la cabeza que es desechable, así que está constantemente intentando arrojarse al cubo de basura”, refiere Newman. “Y Woody se ocupa de que no lo haga”.

“The Ballad of the Lonesome Cowboy" fue escrita con Woody en mente. “Woody siente que él era un vaquero solitario hasta que alguien llegó y cambió su mundo”, señala Newman, quien estaba muy entusiasmado al enterarse de que Chris Stapleton interpretaría la versión de los créditos finales de la película. “Es una persona muy espontánea y agradable, y me alegra que haya podido hacerlo”.

Stapleton tenía 17 años cuando se estrenó TOY STORY. “Todas las películas animadas con las que crecí en mi infancia estaban dibujadas a mano”, señala. “Recuerdo que la gente hablaba de TOY STORY como un punto de inflexión en la tecnología de las películas animadas y creo que fue por eso que fui a verla cuando era adolescente. Y lo era, pero para mí, lo que ha hecho perdurar en el tiempo a las películas de TOY STORY fue la fuerza de sus historias, sus canciones, el guion y los personajes. En el mundo de TOY STORY, hay algo para que puedan disfrutar las personas de todas las edades. Es un tremendo honor poder interpretar una canción de Randy Newman en la que es, sin lugar a dudas, una de las franquicias animadas más icónicas de la historia”.

• Estrenada en diciembre de 1995 en Latinoamérica, TOY STORY fue la primera película cinematográfica completamente animada por computadora y la película más taquillera del año a nivel global. Fue nominada a tres premios Óscar® y dos Globo de Oro®.
• TOY STORY 2 fue la primera película en la historia en ser creada, masterizada y proyectada digitalmente. También fue la primera secuela animada en recaudar más que su predecesora, rompió los récords de taquilla en su fin de semana de estreno en Estados Unidos, Reino Unido y Japón; convirtiéndose en el estreno animado de más recaudación de 1999. Obtuvo un Globo de Oro® a Mejor Película Cinematográfica: Comedia o Musical y ganó un premio Grammy® a la Mejor Canción compuesta para una Película Cinematográfica, Televisión u otros Medios Visuales (Randy Newman, “When She Loved Me”).
• Estrenada en 2010, TOY STORY 3 ganó dos premios Óscar® a Mejor Película Animada y Mejor Canción Original (Randy Newman/“We Belong Together”). La película también recibió un Globo de Oro® y un BAFTA en la categoría Mejor Película Animada. Fue la segunda película de Pixar en ser nominada a un Óscar® como Mejor Película. Y es la segunda película de Pixar más taquillera de todos los tiempos a nivel mundial, luego de LOS ÍNCREIBLES 2.
• El corto animado de 2015 Primera cita de Riley fue dirigido por Josh Cooley y producido por Mark Nielsen.

 

 

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
No hay próximos eventos!

Popular News

Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.